<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12748843\x26blogName\x3dMy+World\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/\x26vt\x3d-7460683210845590381', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

My World

miércoles, agosto 31, 2005 a las 6:52 p. m.

31.08 Día de Blog 2005




Hoy 31 de Agosto se celebra en el mundo “El día del Blog 2005”. Esta idea es del israelí Nir Ofir para que los bloggers, de cualquier parte del mundo, recomienden en su página otros cinco Blogs.

Esta iniciativa es para que los bloggers around the world se puedan conocer y descubran blogs de distintas personas y de distintos lugares.

Bien fácil amigos bloggers, la idea es recomendar otros cinco Blogs, no muy conocidos, que a criterio personal puedan tener cosas interesantes, para así crear una comunidad de Bloguerina cada vez mas grande.

Más Información

- Tags Technorati
- El Wiki

Mis 5 Recomendaciones.

1. Andrea A veces creo que viene de otro mundo, nadie se iguala con sus posts.
2. Pedro Pablo Letra pequeña, pero contundente.
3. Maru Amiga Blog-MSN. Sea poco o mucho lo que escribe, siempre tiene contenido.
4. Zezé Otro amigo Blog-MSN, que tiene un enredo con sus nacionalidades: es peruano, vive en Argentina y conoce Chile.
5. Segmento Un loco re buena onda, que siempre se toma un tiempo para visitarme.

Bonus Track

1. Beautiful Stranger El vive entre la disco y la diversión.
2. Lemon Aveces se auto-cataloga "weka", pero yo no creo que lo sea.
3. Instantes Fugaces De los primeros blogs que empecé a leer. Ella nos cuenta del teatro, el colegio, amigos... su vida!
4. Nachitaxxx Una chica simpatiquísima, que no le importa tener que postearle a las miles de personas que leen su blog. No es para nada una diva.
5. Hugo Este país no le pertence, el debería estar donde billboard está.

Si bien estas son mis “recomendaciones” para que blogeen, también les pido que husmeen en los escritos de la gente que tengo en “Leo”... mis links. Ellos están ahí por eso, por que son personas que tienen mucho que decir y a las cuales también aconsejo que lean. Faltó espacio amigos, por eso no estan todos.

Saludotes a todos la gente que pasa por acá.

Feliz Día del Blog!

lunes, agosto 29, 2005 a las 3:04 a. m.

Home Sweet Home

Estoy en casita. Feliz de la vida. Disfrutando de las cosas simples:

- Familia.
- Amigos.
- Comida Casera.
- Teléfono.
- Cable.
- Regalos atrasados de cumpleaños.
- Etc.

Simplemente disfruto. No tengo casi nada que estudiar, así que tengo mucho tiempo para hacer nada. Y ahora que veo mejor, ya que renové mis lentes, todo esta Ok. No puede estar mejor.
Mi Potencia esta en Calama y haré lo posible para que nos veamos.
Todo anda sobre ruedas... Nada ni nadie puede sacarme de esta burbuja de felicidad en la que me encuentro, aunque pensar, que ya el próximo lunes tengo clases, me cambia un poco la cara, pero bueh, no se puede pedir mas.
Paciencia no más... ya queda poco!
Saludotes a todos, espero que se les impregne mi buen animo ( si es que lo necesitan)
=)

viernes, agosto 26, 2005 a las 6:24 p. m.

/5/Aterrizaje

Martes 16
Mi Soulmate despertó muy temprano, cerca de las 7 de la mañana. Tenía clases a las 8. La escuché decir algo como “no quiero ir a clases”, pero lo meditó dos veces y decidió por irse. Yo seguí durmiendo en la cama. Me dijo que llegaría como a las 12 y que vendría con sus amigos de la U a almorzar, como siempre lo hacen.
Pensé en despertarme temprano y quedar bien con los amigos de mi Soulmate. A veces caigo tan mal, aunque ni siquiera conversen conmigo. Caigo mala de presencia, como se dice. La primera impresión que toman de mí siempre es mala. Así que, para evitar malas ondas, quise levantarme y esperar a mi Soulmate con un gran almuerzo para ella y sus amigos. No lo logré, el sueño fue más fuerte (como siempre) y seguí postrado en cama, durmiendo, hasta que mi Soulmate me despertó, cuando llegó a la casa con sus amigos. Y ya era mediodía.
Salí de la pieza, procurando que no me vieran con cara de recién-desperté. Me metí a la ducha y me bañé.
Saludé con la mejor cara a los amigos de mi Soulmate. Una se llamaba… no me acuerdo, pero le decían “Trewer” y el otro era el Jorge o “Jolo”. Super buena onda ellos, me cayeron más que bien.
Mientras ellos almorzaban, yo recién tomaba desayuno. Hablaban de la U, de los profes y de lo tontos que llegan a ser sus compañeros a veces. FOME. No entendía mucha de la conversación, pero me reía igual. No me cuesta reírme. Jajaja.
Fue en ese rato en que mi Soulmate me invita a clases con ella. A clase de Anatomía. Como son casi setenta en la sala, nadie iba a notar mi presencia. Por lo que decidí ir. Además Chiva también tenía clases y me iba a quedar solo en el departamento.
No me había dado ni cuenta y en Santiago esta lloviendo. Potente, al menos para mí, que en Calama caen dos gotas y es aluvión, con damnificados y toda la cuatica. La dura!
No tenía paraguas. Mi Soulmate y sus amigos estaban preparados. Me tuve que poner mi chaqueta J.lo (¿o será Fat Joe?) para no mojarme tanto.
Llegamos a la clase quince minutos antes y ya todos estaban instalados, por lo que tuvimos que sentarnos atrás, muy atrás. Aprendí que existen huesos largos, cortos, planos, irregulares y otro más que no me acuerdo el nombre. Aprendía también qué es una posición anatómica y eso fue todo, porque me empecé a aburrir y deje de prestar atención a la clase. Me puse a mirar a las personas y a jotear un rato, para no aburrirme.
Terminó la clase y me fui para el departamento, porque no podía ir al Laboratorio de Anatomía, que era la clase siguiente que tenía mi Soulmate, porque iban a dividir unos grupos y tenía que tener delantal de “carnicero” como le llaman ellos. Me fui al departamento y en el camino me compré unas papas fritas, porque no había almorzado. Llegando al departamento, pasando por donde esta la piscina, pisé el pasto y me saqué la cresta. LA CRESTA!. Todo mi lindo jeans quedó de color chocolate, como le paso una vez a Lemon. Bueh… con dignidad me pare, si mirar atrás por si alguien me había visto, y me subí al ascensor y me fui al departamento. Me cambie el jeans sucio, alisté mi maleta y me comí las papas mientras veía tele. Me puse a pensar en que era mi ultimo día y que quizás no veía a mi Soulmate hasta Diciembre o Enero. Bueh, es el precio que se paga no más, por ser todo en Chile tan centralizado.
Llegó Chiva como a las 7 y mi Soulmate al rato después. Nos pusimos a ver tele y comimos algo rico. Mi pasaje estaba confirmado para las 11 de la noche, tenía aún tiempo para disfrutar de Santiago. Me puse a escuchar la canción que siempre recordaré como la de mi viaje por Santiago: “The Girl of Ipanema” de Frank Sinatra. La cantaba una y otra vez, como si al cantarla siéntese que no me iba a ir, pero era algo inevitable, ya había faltado a clases hoy en la mañana y no me podía dar el lujo de faltar de nuevo. Tall, (and) tan, (and) young, (and) lovely/The girl from Ipanema goes walking/And when she passes, I smile - but she doesn’t see (doesn’t see), me repetía una y otra vez, para recordar este viajecito siempre.
A las diez y algo, le dije chao a Chiva. Nos fuimos al Metro con mi Soulmate. Mi travesía ya llegaba a su fin. Nos fumamos unos cigarros mientras esperábamos el bus. Pero mi Soulmate se fue antes, para no perder el Metro. Nos abrazmos y besamos, prometiéndonos que pronto nos veríamos de nuevo.
Me quedé solo en el Terminal San Borja, esperando que llegue mi bus. Me compre una Coca-Light y esperé con paciencia a que el bus arribara. Cuando llegó, me subí de forma inmediata. Saque mi libro y empecé a leer. Después empecé a pensar, a evaluar el viaje. Solo buenos resultados obtenía. Fue bueno este viaje, lo necesitaba.
Tuve la suerte de no tener compañero de asiento, por lo que me fui más relajado.
A las seis de la mañana, del día miércoles, ya había llegado a La Serena. Tomé un taxi para que me llevara a la pensión. Me fui a mi pieza y me acosté a dormir, tenía clases a las once, por lo que me quedaba tiempo para descansar. Ya en la cama, extrañe a mi Soulmate a mi lado, pero bueh… ya vendrán otros viajes y volveremos a estar juntos. Porque como dice Brian Molko de Placebo “Soulmates Never Die”.
Fin de la Saga!

lunes, agosto 22, 2005 a las 2:05 a. m.

/4/Happy Birthday to Me!

Lunes 15
La celebración de cumpleaños había comenzado ayer, con el asado y el carrete piola que hicimos. La pasé muy bien. Es extraño, pero fue un carrete anormal. Jamás lo había pasado lejos de casa y la única persona mas cercana a mi era mi Soulmate, porque a su familia recién la venía conociendo, pero me trataron como si fuese uno de ellos, y a pesar de no estar con la gente con la que normalmente paso mis cumpleaños (amigos, familia, etc.) me sentí bien al celebrarlo con ellos. Algo que nunca se olvida, como lo dijo Beautiful Stranger en el post anterior.
Desperté como a las 12 porque escuché a la tía de mi Soulmate hablando alto (no gritando), creo que mi Soulmate también la escuchó porque también se despertó. Como sea…

- ¿Tenís caña? Me preguntó.
- No, para nada. O sea, no tanto, no como el viernes. Le dije.
- Nada se compara al viernes po. Se rió.
- Sipo… tengo hambre. Le dije.
- Yo también. Bajemos a comer algo mejor. Me dijo.

Bajamos a la cocina y estaba la tía de mi Soulmate, preparando mariscos y pescado para el almuerzo. Me tomé un café y me puse a ver tele. No recuerdo qué.
Me empezó a llamar mi familia por mi cumpleaños. Primero mi mamá, después mis hermanos, algunos tíos y amigos. También me mandaron algunos mensajes al celular, deseándome lo mejor por mi cumpleaños.
Me llamó la Pancha, prima de mi Soulmate, diciéndome Feliz Cumpleaños. Me dijo que le preguntará a mi Soulmate si tenía plata para pagarle el pasaje desde Santiago a Valparaíso, porque ella tenía para el de Valparaíso a Santiago. La noche anterior le había ido mal en el casino, por lo que perdió las ultimas diez lukas que le quedaban. Tenía sólo dos lukas y le faltaban las otras dos para el pasaje de regreso. Mi Soulmate se las prestó.
Mi pasaje estaba comprado con horario 5 de la tarde. Ya eran, más o menos, las dos y media, por lo que teníamos que regresar al departamento, esperar a Pancha, arreglar mi maleta y bañarnos. Nos fuimos de la casa de los tíos de mi Soulmate, sin antes agradecer por lo bien que la había pasado. En el camino hacia el Metro, se nos ocurrió cambiar el pasaje.

- Mejor te vas mañana. Para que aproveches de ver a Pancha. Sugirió mi Soulmate
- Si, mejor. Además mañana tengo una sola clase. Respondí.

Entonces nos fuimos al Terminal San Borja, para cambiar el pasaje. Lo cambié para el día martes a las 11 de la noche.
Regresamos al departamento a esperar que llegara Pancha. Chiva estaba como siempre, con la parquedad que la caracteriza. Como a las cinco tocan el timbre del departamento.

- Es Pancha -me dice mi Soulmate- escóndete.
- Ya. Le respondí y me metí al baño.

Mientras Pancha preguntaba dónde me encontraba yo, mi Soulmate respondía que ya me había ido, porque ya eran cerca de las cinco de la tarde, hora en que estaba comprado el primer pasaje. Pancha se quejaba de que venía corriendo y que pese a todos los esfuerzos que hizo, no me pudo ver. Entonces salí del baño y la tomé por sorpresa. Nos abrazamos y abrazamos… No nos veíamos desde que Pancha pasó por La Serena, cuando iba viajando a Calama, en julio (Diez Minutos). Conversamos durante un rato, nos fumamos unos cigarros, pero ya el hambre nos estaba llegando. Fuimos a comprar pan al supermercado que queda cerca del departamento, para tomar te. Nos reímos tanto de la gente que estaba ahí, desde una señora con un sweater con rombos, hasta dos niñas con cara de wekas. Nos reíamos por los diferentes nombres que se le da a cierto tipo de pan. Si bien en Calama es más común decir “pan batido”, creo que en Santiago es “marraqueta” o “pan francés”. La cosa es que nos reíamos tanto en el supermercado, por tonteras como estas. Empezábamos a gritar “el pan batido esta listo” y toda la gente nos miraba con cara de estos-de-dónde-salieron. Fue muy divertido todo ese rato que estuvimos en el supermercado, bromeando y tonteando como niños. =)
Llegamos a la casa, nos servimos te, preparamos huevo con tomate y a comer!
Conversábamos sobre los carretes, la U, las perdidas en el casino de Pancha, lo que se siente tener una tarjeta de una multi-tienda, etc. Las mismas cosas tontas que hablan los amigos universitarios cuando no se ven durante un tiempo.
Ya cerca de las 9 de la noche, Pancha tenía que regresar a Valparaíso. Aunque le insistimos en que se quedará por un día, nos dijo que no, porque tenía clase de física y ya había faltado mucho. Tratamos de retenerla lo más que pudimos, pero fue imposible y se fue. La fuimos a dejar al Metro y me despedí de ella, con la esperanza de verla pronto, quizás en Fiestas Patrias.
Regresamos al departamento.
Nos acostamos temprano, porque al otro día mi Soulmate tenía clases desde las ocho. Se quedó dormida de forma inmediata, por lo que la imité e hice lo mismo.

En el próximo post: Ultimo Capítulo... Llueve en Santiago, Kinkybeck se va a una clase de Anatomía, conoce a los amigos de su Soulmate y abandona Santiago. No te lo pierdas!

Hasta el próximo.

sábado, agosto 20, 2005 a las 1:59 a. m.

/3/Felices 20

Domingo 14.
Desperté muy tarde, y eso que el día anterior me había dormido temprano, cerca de la media noche. Más bien despertamos tarde, porque mi Soulmate, al igual que yo, se levantó a las 1.

- ¿Que hacemos? Le pregunté.
- Vamos al Mall, comemos allá y paseamos. Contestó.

Nos bañamos, arreglamos y perfumamos y nos fuimos al Mall. Casi 45 minutos de Metro. Demasiado para mi que en Jalamita todo esta a 30 minutos y que en Serena todo esta cerca (excepto Coquimbo). Al menos eso digo yo, que no salgo mucho.
Llegamos al Mall Plaza Vespucio cerca de las tres de la tarde y lo primero que hicimos fue ir al Patio de Comidas… teníamos mucha hambre. Empezamos a ver los locales y buscamos en dónde vendían comida vegetariana. Sólo encontramos tres lugares que vendían tortas, tortillas, o ensaladas. Al final nos decidimos por comer torta vegetariana, con dos agregados, mas jugo, en el Buffet.
Agarramos nuestras bandejas y nos fuimos a buscar una mesa. Plop! Lleno. No había ni un solo lugar donde poder sentarse y comer tranquilo (si es que eso se puede hacer en un mall). El Patio de Comidas estaba full! Caminábamos y caminábamos, tratando de buscar una mesa. Cuando encontrábamos una vacía, alguien mas vivo (o quizá más rápido) iba corriendo y nos la ganaba. Y en eso estuvimos unos quince minutos, hasta que una señora amable (nunca faltan las señoras amables) nos dijo que nos sentáramos con ella, que ya le quedaba poco y se iba. Nos sentamos y empezamos a comer y al rato después se fue la señora, sin antes escuchar “gracias” de parte mía y de mi Soulmate.
Seguimos comiendo y conversando con mi Soulmate. Hablamos de lo lleno que se encontraba el Mall (que a la larga pasa en todos los Malls, incluso en el de Calama) y de lo linda que era la gente en Santiago, porque no dejábamos de jotear.
Terminamos de comer, nos fumamos un cigarro y empezó nuestro window shopping.
Nos recorrimos todo el Mall, de pies a cabeza.
Mi Soulmate me quería regalar un sweater que me gustó y que habíamos visto en Falabella, pero no estaba mi talla =(
Cerca de las seis de la tarde nos dio hambre otra vez. En realidad mientras paseábamos por el Mall, vimos un lugar donde vendían helados que se veían deliciosos (no recuerdo el nombre) y lo único que queríamos era comer esos helados, pero ninguno de los dos quiso decirlo, para no quedar como cerdo que lo único que hace cuando va a un Mall es comer. Bueh… creo que lo somos, porque igual comimos helado, y de los más grandes jajaja.
Y de nuevo dimos la hora buscando un lugar donde sentarnos y comer. El Patio de Comidas seguía lleno. ¿Qué nadie en Santiago cocina los Domingos?
Después de haber paseado durante muuucho rato y haber comido harto, nos fuimos, sin antes prometernos que para la próxima vez que vaya a Santiago nos sacaríamos una foto en el “Baúl de la Abuela” (creo que así se llamaba).
Teníamos que ir a la casa de los tíos de mi Soulmate. Ella tenía que ir a buscar cosas que le había mandado su madre desde Calama.
Sus tíos viven en La Florida, en los mismos condominios donde vive la Geisha Chilena.
Pensé que, como era gente ABC1, iban a ser unos cuicos arrivistas con los que ya estoy acostumbrado a lidiar. Pero me sorprendí de lo simpáticos y humildes que son. A pesar de poseer tantas cosas, no se jactaban de nada.
Como si fuese uno más entre esa familia, me invitaron a tomar te y fueron muy amables conmigo… Que prejuicioso soy! Siempre me pasa.
En la noche, compraron unas cervezas e hicieron un asado del cual no puede probar, pero supongo que estuvo bueno porque todos comieron fascinados.
No me perdí Los 4400, que es la unica serie con la que estoy enganchado.
La gente me empezó a saludar porque ya era 15 de Agosto. Mi Soulmate fue la primera, seguida de toda su familia.
Y empezó la celebración de los 20 años! Carreteamos, pero no tanto como el día viernes, un poco mas piola.
Ya tarde nos pusimos a ver la película “The Texas Chainsaw Massacre” y el sueño me estaba consumiendo, porque cuando se esta con gente simpática y en buena compañía, el tiempo se pasa volando, y sin darnos cuenta ya eran cerca de las 6 de la mañana, por lo que con mi Soulmate nos decidimos acostar y dormir. Mañana nos esperaba otro día.

En el próximo post: Happy Birthday to Me! y llega Pancha desde Valparaíso. No te lo pierdas!

Hasta el próximo.

viernes, agosto 19, 2005 a las 12:08 a. m.

/2/Sábado con sabor a Fomingo

Sábado 13.
Ya eran las 7 de la mañana y yo seguía carreteando y bailando ritmos tropicales del caribe con mis amigos. Como se dice bastante arriba de la pelota. Miré a mi Soulmate y tenía una cara de déjenme-descansar-por-favor. Miré a Chiva y tenía cara de sigamos-que-aún-es-temprano. Miré a Chino y ya no tenía cara…
Mi Soulmate entró a su pieza y se fue a dormir. A los segundos después entré yo.
Nos dormimos de inmediato. Ni si quiera conversamos algo. Era tiempo de descansar por un momento…
Despertamos cerca de las 2:30 de la tarde, con un dolor de cabeza y una resaca que se las encargo. Fui al baño y estaba asqueroso. Fui al living y lo mismo, el piso estaba negro de suciedad. No nos dimos cuenta y más de alguna vez votamos copete y/o cenizas de cigarro al piso, incluyendo las colillas.
Me di cuenta de que en un sillón estaba durmiendo Chino y en el otro Chiva.
Fui a la cocina y era lo único limpio. Preparé un jugo y me fui para la pieza. Empezamos a conversar con mi Soulmate en la cama sobre el carrete y el dolor de cabeza que teníamos.
Cerca de las tres de la tarde Chiva se fue a dormir y Chino se fue a su casa. Con mi Soulamate nos levantamos y empezamos a hacer aseo en la casa porque era un despelote. Mientras yo limpiaba el living, ella lavaba vasos y limpiaba el baño. Y Chiva… dormía.
Terminamos de limpiar todo y la casa quedó impecable. Fuimos a comprar algunas verduras para comer (mi Soulmate y yo somos vegetarianos). Regresamos a la casa y comimos rico. Chiva salió de su adormecimiento y nos fumamos unos cigarros mientras conversábamos y nos prometíamos que nunca más beberíamos. Y así se nos paso el día...
Ya cuando eran cerca de las 9:30 de la noche nos dio hambre de nuevo (¿bajón?) y fuimos a un restaurant que queda cerca del departamento y compramos papas fritas. Después al supermercado y compramos un jugo de la alta sociedad (en botella). Debo decir que ninguno de nosotros nos habíamos lavado ni siquiera la cara y que Chiva andaba con pijama y pantuflas en el supermercado.
Llegamos a la casa y nos pusimos a ver “Gigantes con Viví”. Chiva le echaba puteadas a María José Quintanilla, porque la odia. “Me apesta esta pendeja” era lo mas suave que decía. Suspiraron cuando salió el español de La Granja VIP… ambas lo amaban. Y el mismo odio que Chiva le tiene a María José Quintanilla, lo tenía mi Soulmate, pero hacía Katty Barriga… no sé por qué.
Nos llama Chino para saber qué íbamos a hacer en la noche. Nada, respondimos. Aún no nos recuperábamos del día anterior.
Ya cuando en la TV abierta no había anda importante nos bajó el sueño. Chiva se despidió y dijo buenas noches, y con mi Soulmate nos pusimos pijamas y nos dormimos, pensando qué podíamos hacer mañana, por qué el de hoy había sido un sábado con sabor a fomingo. Un día muy lento.

En el próximo post: Kinkybeck va al Mall Plaza Vespucio, come como condenado y conoce a la familia ABC1 de su Soulmate, pero se lleva una sorpresa. No te lo pierdas!

Hasta el próximo.

jueves, agosto 18, 2005 a las 2:08 a. m.

/1/Despegue

No. Mi viaje no fue tan movido como el de Stf.- (¿o si?), pero estuvo de lux, como diría mi amiga Maka Funk. Con algunas complicaciones, pero que se fueron solucionando en el camino.
Dividiré los post del viaje a Santiago por días, este es el primero y corresponde al día Viernes 12.

Llegué cerca de las 12:30 a mi casa. Tenía al menos media hora para estar en el computador y leer sus vidas, porque ya tenía todo listo para irme. Pero el tiempo se me fue volando en el blog (supongo que ya les ha pasado) y sin darme cuenta ya eran mas de las 13:15 y mi bus salía en quince minutos más. Me apuré lo más que pude y me fui a tomar un taxi que me llevara al Terminal de buses de La Serena.

- Al Terminal de buses por favor, y rápido que estoy atrasado. Le dije amablemente al chofer.
- OK. Respondió él.

Pero era la hora pic. La hora en la que todos los escolares andaban esparcidos por el centro de la ciudad. La hora en que todas las personas regresan a sus casas o van a sus trabajos, en realidad no sé. Lo único que sabía, o que me di cuenta, era del tremendo taco que había, de las multitudes de personas que transitaban y de que no iba a llegar a tiempo.
Mientras insistía al chofer para que se apurara, me seguía respondiendo que era imposible. Claro, si ni siquiera nos podíamos mover.
Yo ya estaba medio neurasténico en el asiento. Iba rezando por llegar a tiempo.
Cuando en mi celular se marcaban las 13:40 (no tengo reloj, por eso siempre miro la hora en el celular. ¿Será esta un razón por la cual siempre llego tarde a cualquier lugar?) ya había llegado al Terminal. Salí corriendo del taxi en busca de mi bus, pero habían sólo tres. Dos Pullman Bus y un Tur-Bus. Me di cuenta de que mi bus ya se había ido, al menos eso creía. Me dirigí hacia la ventanilla de los buses Tas Choapa, a preguntar por el bus, donde me atendió una señorita no muy amable.

- Disculpa, el bus a Santiago, de las 13:30, ¿ya se fue? Pregunté con la esperanza de una buena respuesta.
- No. Esta al fondo. Atrás de los otros buses. La batería se descargó, por lo que le están haciendo puente con otro bus para que parta. Como en media hora mas estará listo. Me respondió ella, de una forma no muy gentil.
- Ah, ok, muchas gracias. Le dije y me fui a esperar.

Salí y desde lejos observaba como los choferes y los auxiliares, intentaban o hacían algo con el bus y otro que estaba al lado. En realidad no entendía y me senté a esperar media hora hasta que todo estuviera bien. Pero paso la media hora y aún el bus no partía. Volví donde la señorita poco amable de Tas Choapa.

- Oye, ¿qué pasa con el bus que aún no parte? Le pregunté.
- Estamos esperando que venga otra maquina para que sirva de puente y pueda partir. Respondió con la misma poca amabilidad anterior.
- Y ¿qué pasa si no parte? Pregunte de forma ingenua.
- Se devuelve la plata no mas, así de simple. Si quieres irte ahora ve pasajes en otras agencias y te devuelvo el dinero ahora mismo. Me contestó de una forma bastante imprudente.
- No, gracias, no es necesario. Gracias por tu amabilidad. Respondí irónico.

En realidad no le recibí la plata de regreso porque los pasajes en otros lugares eran demasiado caros y yo andaba con cero en los bolsillos, por lo que me armé de paciencia para esperar. No me quedaba otra opción.
Cerca de las 2:30 el bus parte. Me subí de forma inmediata, ya estaba aburrido de esperar. Y comenzó el viaje. Durante todo el trayecto iba mirando el paisaje, leyendo “En voz baja” de Alejandra Costamagna y tomando Coca-Cola Light. No hay nada importante que contar durante el viaje en bus, fue como cualquier viaje más.
Como a las 7:20 me llama mi Soulmate:

- Hola, ¿cómo estas? Te falta mucho. Preguntó.
- En realidad no sé, porque salio tarde el bus, le respondí.
- Ah, ok, pregunté acá y me dicen que llegas cerca de las 8, así que te espero no mas. Me dijo mi Soulmate.
- Yapo, entonces nos vemos en unos minutos, chao. Le dije.
- Chao. Se despidió.

Y llegué a Santiago, cerca de las ocho, como me había dicho mi Soulmate. Me bajé rápido del bus y la empecé a buscar con la vista. La encontré! Seguía igual que siempre. Nada había cambiado en ella. Seguía igual. Nos abrazamos, miramos y tocamos sin parar. No nos veíamos desde marzo y eso es mucho tiempo. Nos fuimos de inmediato al metro para llegar a su departamento. Y empezó a ser mi Oficial Sponsor. En el camino conversábamos de la U, de la vida lejos de casa, de carretes, de amigos, etc. Nos estábamos poniendo al día el uno al otro.
Llegamos al edificio que era too fancy. Subimos el ascensor hasta el segundo piso y llegamos a su departamento, donde estaba Chiva, su roommate. A Chiva no veía desde la fiesta de graduación de mis amigos en diciembre del 2003. Lo primero que Chiva me dijo fue “tú no cambias” yo lo dije “tú tampoco parece, ahora tienes el pelo rojo no más”. Y nos pusimos a reír.
Preparamos la mesa y nos servimos té. Conversábamos los tres sobre Calama, colegio, amigos, etc. Y tanto conversar se nos pasó la hora y ya eran cerca de las diez. Ya era hora para armar algún carrete. Compramos cuatro cervezas e hicimos las llamadas pertinentes. Nos tomamos las cervezas y llegó Chino, otro conocido mas de Calama, con mas cervezas, un ron y con y sácate. Y nos fuimos a la cresta. Si hasta me puse a bailar “Tumbao’” de Buena Vista Social Club… O sea, otra vez tomé demasiado, pero bueh… sobraban razones para celebrar.

En el próximo post: La resaca después de beber tanto y un sábado que fue como un fomingo. No te lo pierdas!

Hasta el próximo.

jueves, agosto 11, 2005 a las 7:13 p. m.

Santiago

Mañana parto a Santiago. Será mi viaje tan movido como el de Stf.-?, lo dudó…
Mi pasaje ya esta comprado para las 13:30. De todas maneras tengo que ir a clases desde las 9:45, pero creo que aunque físicamente estaré, mi mente estará volando por muchos lugares, pensando constantemente en tan ansiado viaje. Porque, aunque suene de provinciano, he esperado este viaje desde hace mucho tiempo.
No por ir a la gran capital y respirar el smog de la farándula criolla, ni tampoco por comprarme estupideces que a provincias no llegan, ni menos por visitar lugares que no conozco, sino porque necesito este viaje.
Necesito salir de La Serena. De la monotonía que esto se convierte. De las papayas y demases. Necesito desconectarme de la Universidad. Respirar el smog y no este aire húmedo. Sentir ese ambiente distinto que todos dicen que Santiago tiene. Relajarme y descansar en la gran Metrópolis. Olvidarme de todo y desenchufarme del mundo.
Pero sobre todo esto, necesito ver, abrazar y besar a mi Soulmate, que no la veo desde Marzo.
No importa que nos quedemos todos estos días en su departamento, sin hacer nada. Es más que suficiente para mí. El hecho de sentirla cerca mío ya me llena.
Viajo hasta el lunes, para celebrar mi cumpleaños, en los nunca bien ponderados buses Tas Choapa, o algo así. Era lo más económico en este fin de semana largo.
Me voy con los bolsillos prácticamente vacíos, pero mi Soulmate ya me dijo que será mi sponsor por estos días. Me dijo que patrocinará desde el boleto de metro cuando llegue a Santiago, hasta el cocaví para cuando me devuelva a La Serena.
Así que deséenme suerte en este viaje.
Pronto les contaré sobre mi pequeño paso por Santiago.

sábado, agosto 06, 2005 a las 12:33 a. m.

Yerbas Varias

Todos mis compañeros de pensión se encuentran en vacaciones de invierno. Claro, ellos son de la Universidad del Mar y están disfrutando desde hace algunas semanas el estar en casita con los suyos. Así que por estos días me encuentro solo en la casa. Pero está bien. La casa es mía de cierta forma. Claro que no tenía Internet, pero hoy todo cambió y volvió. Si! Que bien, ya estaba extrañando leer las vidas ajenas (Blog) y subir fotos al Fotolog (que frívolo sonó eso).
Ahora los pondré al día, de los últimos acontecimientos de la vida de una persona común, normal, silvestre, estándar (¿?). O sea Yo!
El sábado pasado fui a carretear con unos compañeros de la Universidad. En realidad no iba a ir porque no tenía mucha plata y debía durar hasta fin de mes. Tuve que hacer unos pequeños ajustes económicos, para poder salir. Me junté con Lili1, Lili2 y Melissa, y nos fuimos juntos, arregladitos y producidos, en nuestro mejor momento, y con una cara de cínicos que pagamos la micro con el pase universitario. De todas formas eran menos de las nueve de la noche.
Debo confesar que desde que vivo en La Serena no han sido muchas las veces en que he salido, por lo que decirme una dirección o algún lugar en dónde juntarse, me es difícil ubicarlo. Y es mucho más complicado si hablamos de Coquimbo, porque las únicas veces que voy a Coquimbo es cuando voy a la casa de la Cotty, y ese recorrido ya me lo sé de memoria.
Maka, nos dijo que nos bajáramos en el Hospital de Coquimbo, que queda cerca de su casa. En mi vida había estado por ahí, pero Lili2 conocía esos lugares, o al menos se ubicaba bien. Después de un rato de espera llegó Maka y nos fuimos a su casa, a hacer hora mientras otros compañeros llamaban o daban noticias del carrete. Mientras esperábamos en su casa veíamos videos de Alanis, Placebo, etc., por hacer algo mientras esperabamos. Llegó Vale, llamó el Patoz y la Cotty dio señales de vida. Y nos fuimos.
Cuando llegamos al carrete aún no pasaba nada. Estaban algunos compañeros de la carrera y amigos de amigos. Juntamos plata. Fuimos a comprar. Y alguien puso regetton. E inició el carrete…
El resto ya es historia… tomé demasiado que algunas partes me parecen confusas y extrañas. Pero bueh. Lo único que recuerdo es despertar sobre un sillón que estaba en el living de la casa, sentir mucho frío y una resaca… huy!
Pero a la larga, era lo que necesitaba. Relajarme un rato y pensar que el mundo no existe… disfrutar de la vida, simplemente!
Llegué el sábado a mi casa. Cerca de las dos de la tarde.
Y el sábado se me fue. Durmiendo. Bueh…
En la U las cosas van relativamente bien. Sólo azules, aunque algunos más azules que otros. Una amiga me dijo: “Filo si te sacai un cuatro. Lo importante es no tener rojos”. Mmmmm, lo pensé harto y no es muy cierto. O sea, ¿terminar la carrera con puros cuatros? Es decir, ¿ser un profesor de cuatro? No! Eso no quiero para mí. Quiero hacer clases en el Colegio Chuquicamata, no en el Liceo Flaite número 9 de la Faena. Porque aunque suene feo, así es la realidad. Buenos profesores = Colegio Particular; Malos Profesores = Liceo Flaite. Es la realidad en nuestro país, claro que también hay excepciones. Por lo que a ponerle más empeño. No hay otra opción.
Para esta semana tengo una disertación en Metodología, entregar nuevas citas en Sociología, prueba de Auditiva, terminar la carpeta de electivo, trabajos en Comunicativa… Yerbas varias que debo cumplir. Pero esta bien, porque ya luego saldré de vacaciones y tomaré el descanso que realmente necesito.
Hable con mi Soulmate y creo que pronto nos veremos. Parece que voy a Santiago a pasar mi cumpleaños número 20 (15 agosto). Eso me tiene feliz, porque realmente necesito verla, además no quería pasar mi cumpleaños en La Serena. Así que, para los amigos-blog-Stgo, pronto me tendrán por allá.
Y lo último, pero no menos importante, agradecer a todas las personajes que en el post anterior me subían el ánimo, se hundían conmigo, o me restregaban en la cara sus vacaciones. Como sea, a todos ellos, gracias, en esos momentos necesitaba la palabra de alguien desinteresado y que ni siquiera me conoce. Gracias simplemente! Huy, ya se puso emotivo el post. Adiós!