<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12748843\x26blogName\x3dMy+World\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/\x26vt\x3d-7460683210845590381', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

My World

martes, octubre 02, 2007 a las 3:23 a. m.

C'est la vie

Globos color rosa y blanco adornan mi casa de verano, justo cuando veo que el sol entra por las ventanas, tratando de advertirme que ya es tarde (o temprano) y que no he dormido bastante. Da lo mismo, los despertares no tienen porqué ser cada día antes que cante el gallo, ni mucho menos viendo un matinal nacional, menos ahora, ahora que poco es lo que hago y que soy casi como un veraniente, que se despierta y se queda desocupado.
Supongo que lo necesario es un poco de diversión because all All I wanna do is have a little fun before I die, porque vivir así no tiene que ser necesariamente morir de la misma forma. Por lo pronto tengo una fiel compañera que me llama a diario, aunque tenga miedo cada vez que la veo con su traje verde pareciendo The Grinch, o lo peor, un duende en busca de una olla de oro... mejor dicho una olla de y sácate, para que convine con su indumentaria tan característica.
Antes de todo esto mi rumbo era claro. Sé que los baches de mi camino, poco asfaltado, existían, pero era feliz intentando esquivarlos y buscando la mejor manera de llegar a casa. En unas curvas siempre encontraba lo que buscaba, la serenidad de un ciudad papaya, la franqueza de una voz muda, el atardecer de un faro peculiar...
Ahora, queridos fans, mi única tarea es seguir respirando. Compartan su aire conmigo... porque desde que me he tomado estas pseudas vacaciones, el smog es cada día más intenso.

lunes, abril 16, 2007 a las 10:58 a. m.

100 Palabras

La Rubia

La rubia camina por la calle con nombre de presidente gringo. Tiene frío, pero su largo abrigo la cobija. Mientras fuma un cigarrillo se le escapa una lágrima. Su cartera está vacía sin nada de dinero. Se para en una esquina, alza la mano y hace autostop a un taxi, diciéndole al chofer si la puede llevar. Dentro del auto comienza a llorar. El caballero le ofrece un pañuelo y seca sus lágrimas. La mira por el espejo y cuando le va a decir algo, la rubia ya no está. Se había largado a llorar sus penas a otro lugar.

Clandestinos

Miran la ciudad desde el cerro, tomados de las manos y ocultos de la gente. Él, trabaja de cantante; él, es profesor de artes. Una vida distinta, escondida bajo tierra, poco importa mientras se abrazan y besan. Cuando son felices, la urbe incomprensible desaparece. Sí, pantalón con pantalón no es lo habitual en esta metrópoli, pero a ellos nadie les arrebatara su alegría. Estas escapadas tres veces por semana, no se las quitarán. Es cuando se sienten plenos y que su amor es correcto. De las pocas veces que piensan, que la vida no es tan mala si se encontraron.

viernes, febrero 09, 2007 a las 11:01 p. m.

EL Teatro de la Vida

Ennegreciendo Personalidad.


Nunca me verán en la gran pantalla, primero porque no estudié ni estudiaré teatro, mi cobardía fue mayor a la hora de elegir mi futuro, y segundo, mi vida no rockea, es simple y poco interesante, no hay mucho que se pueda contar, ni hechos relevantes que relatar o grandes historias que escribir. Ningún director apostaría por mi vida a la hora de proyectar una creación del séptimo arte. Lo sé.
Supongo que debería conformarme con un poco experimentado director de teatro. Si, uno de esos creería en mi aburrida existencia. Arriesgaría los pocos pesos que tiene e invertiría en este proyecto teatral basado en mi cansada subsistencia.
Comenzaría el casting con púberes actores, dignos de concurso de teatro callejero, mostrando lo mejor de si, pero sin lograrlo. De todas formas serían seleccionados, nadie más asistiría y la obra se debe montar.
Con ensayos reiterativos, agotadores y poco productivos, dichos actores harían lo mejor que saben hacer: mentir. De improvisaciones, falta de entrega y malas interpretaciones se basaría esta casi tragicomedia.
Y llegaría el día de la Avant Premier. No hay expectación en los actores. No les importa lo que están haciendo, ni siquiera se han entregado por completo a esto. Para ellos está es la forma de ganar algo de dinero ocupando lo que mejor saben hacer: fingir.
Un paupérrimo teatro sería el elegido para el estreno. Me encontraría con mamá, sentada en primera fila, junto a mi familia. Las caras de mis amigos se desdibujarían atrás, como escondiéndose. Lástima que ellos no sean tan cultos, que el teatro les aburra y no les guste el arte. No importa estarían ahí, algunos por motivación propia y otros, como mi familia, casi obligados. Por cumplir diría yo.
No habría invitados de honor. Ni un Italo Passalacqua para que disfrute y después destroce la obra con sus comentarios. No. Aparte de los ya mencionados, me imagino que se introduciría uno que otro colado o curioso, que agotado por un mal día, entraría a descansar y a dormir en las butacas de tan miserable teatro.
El director aparecería en escena a explicar la obra y mamá empezaría a aplaudir de forma eufórica. Así es ella, entusiasta.
Los actores harían los suyo, pero tan monótono que cansaría al poco público presente. Los cuadros y escenas se harían tediosos y aburridos, se olvidarían de sus parlamentos y discursos, pero al final todo saldría bien. Siempre sale bien.
Al término yo diría: “gracias por venir. Espero y les haya gustado. Hasta luego, adiós”. Frialdad, como siempre.
Pd: El Viaje Infinito del post anterior fue muy largo, a veces pienso que aún sigo viajando, y otras, en que todavía no empiezo. Como sea, gracias a los que dan ánimos como para volver a teclear frente al pc. Se pierde el hábito pero no las ganas. Saludos a todos.

sábado, septiembre 30, 2006 a las 11:54 p. m.

Viaje Infinito

A ti te envidio. Te envidio y te quiero. Empezaste a viajar solo. No le pediste permiso a nadie ni a nada, y prendiste el motor del auto que inicia tu Viaje Infinito. Y fue de improviso. A la rápida. No le contaste a nadie, ni a tus cercanos, ni a tus lejanos. Alguien te dio un pequeño atisbo y no miraste atrás. No titubeaste y por fin pensaste en ti. Debes haber dicho algo como “aquí comienzo a viajar, aquí comienzo a ser más libre” y así fue, y así te siento, y así lo sientes.
Eres el primero. El más valiente. El que ayudará al resto. El que nos dirá que no es tan complicado y que siempre nos hemos ahogado en un vaso de agua. Tú nos dirás que todo es más cool cuando comienzas a viajar. Que se tiene más vida. Que algunos dolores se van, pero nacen otros. Que la libertad y lo bueno de emprender tan grande viaje es lo mejor. Que una decisión como esta no se cambia por nada. Que así se empieza a vivir.
Y así será. Y aunque no lo quieras marcaste la pauta para todos. A mi, me entregas confianza. Me das fortaleza para decir que el viaje no es tan complicado, a pesar de no tener air-bag ni freno de mano en el auto. Me darás una mano cuando yo mismo empieza a viajar por mi propia cuenta y sé que estarás ahí apoyándome en cada momento. Me enseñarás a recorrer la carretera y me dirás en que estaciones no debe detenerme. Me dirás donde puedo descansar cuando el viaje se vuelva agotador, y en quienes puedo confiar. Me enseñarás a aprender cómo se viaja y me ayudarás para que el recorrido sea exitoso.
Me mostrarás continentes, y veré islas. Me enseñarás paisajes subliminales. Me insinuarás por dónde debo ir. Me dirás lo que sólo me decías en mundos oníricos. Me instruirás de la manera como solo tú la sabes hacer. Y me guiarás por un viaje que al menos se vislumbra pleno, pero que sabemos que tiene miles de complicaciones.
Por el momento viajo contigo. Me subí sin invitación al auto, pero dijiste que toda la gente amada esta invitada a realizar este viaje y acompañarte. Viajo de copiloto, junto a ti, para sentirme seguro y tratar de entregarte seguridad a ti también, así sabrás que en este viaje yo estoy contigo. A tu lado aprendo todo lo que me tienes que enseñar de este viaje. Pero conste… es sólo por algún tiempo. Pronto, o quizás no tanto, yo y los otros iniciaremos nuestro propio viaje infinito. Y si yo estuve cuando comenzaste el tuyo, y si te di todo el apoyo que pude para ayudarte a viajar, y si sentí que debí decirte y escribirte miles de palabras, es porque sé que será recíproco. Te lo dije, todo en la vida es recíproco, hoy por ti, mañana por mí. Y el día que comience mi viaje, espero y sé que estarás conmigo, riendo, llorando… haciendo lo que sea, pero junto a mí.
Y al final, muchos años después "Nos reíremos de este mal sueño con una taza de café" y todo será nada menos que una anécdota divertida.
Esto va para ti. Es un pequeño regalo por haber comenzado tu viaje infinito.
Gracias por estar ahí. Por un afecto maravilloso que se acerca sin pedido... Te quiero.

domingo, agosto 27, 2006 a las 3:29 a. m.

Te Cuento

- Estuve casi un mes por el desierto. Entre regalonear con la familia, andar con los amigos y descansar después de un semestre abrasivo, se me pasaron los días rápidos. ¿Qué rescato de mi visita a tierras sin agua? Que los amigos no han cambiado para nada. Como dijo mi amiga Pancha “es como si nos hubiésemos visto ayer”. Todo sigue igual de cool como siempre por esos parajes, claro que un poquito más fome, ¿seremos más maduros y por ende más fomes?

- Entré a clases hace casi tres semanas. Tengo siete ramos, aunque quería tomar uno más, pero por choque de horarios, no pude. La U sigue igual. Mismos profesores, pocas caras nuevas, salvo algunos compañeros en ciertos ramos. Tuve problemas para ingresar algunas asignaturas a mi toma de ramos, pero ya tengo eso solucionado. Parece que Cotty no estudia este semestre… si no fuera por Fabián, Lilis, Maka y otras andaría solo por la vida universitaria.

- Y bueno, ésta ciudad con olor a papaya poco me agrada, pero por ahora es lo que hay. No salgo nunca y me doy cuenta de lo hogareño que puedo ser, algo que no conocía en mí. Ah, si… fui a un especial de Björk, donde conocí y vi a algunos personajes de fotolog, claro que llegué tarde y no puede escuchar ni una canción de la islandesa.

- Revisé la despensa hace un rato. Tengo: dos kilos de arroz, algo de fideos, un tarro de jurel, aceite, sal, azúcar, té, café… y aunque no lo crean eso no más. Y en el refrigerador hay verduras congeladas, margarina, un paté con mal olor y unos cuatro huevos. Y sería. Supongo que tendré que ir al supermercado, pero las ganas de ir a uno de esos no tengo, por eso prefiero comer todos los días en la U y arreglármelas como pueda los fines de semanas.

- Intenté leer “La Virgen de los Sicarios”, pero perdí el libro y me quedé en la mitad. Y de comprar algún libro ¡no way! Mi presupuesto es siempre escaso, así que lujos como música, literatura y otros quedan desplazados frente al millón de fotocopias que tengo que sacar ¡Esto de ser pobre! Pero la biblioteca de mi Universidad coopera, y me presta libros por veinte días.

- Cumplí 21 años el 15 de Agosto. Cero tortas, sin regalos y sin carrete, pero compartiendo con los amigos papayeros, viviendo recuerdos duraderos y recibiendo llamadas recargantes ¡Ideal! Además de comer como cerdo.

- Y si no había aparecido después de tanto tiempo la respuesta es simple: no tenía internet. Ahora que tengo, los leo.

¿Auto-referente? ¿Yo?

¡Saludos Totales!
PD: Alguien le puede decir al Dr. Child! que no puedo dejar un comments, porque cuando hago click en su blog me aparece "Stack overflow at line: 54". ¿Alguien sabe qué significa eso?

miércoles, julio 19, 2006 a las 12:24 a. m.

Los Amigos y Yo

Cuarta Región:

Macka me llamó hoy día, pasó lectora y no fue a dar la prueba de lenguaje, por fin dice que salió de vacaciones.
Lili U. es feliz, aunque quien la quiere esté bastante lejos. Está en su casa y disfruta de su madre y hermana.
Fabián está enamorado y ha tenido algunos problemas, pero siempre que puede me manda un mail y me cuenta que le ha pasado en estos días.
Ayer hablé con Cotty como dos minutos, hasta que se cortó la llamada. Necesitó hablar con ella por lo menos una hora, porque me tiene mucho que contar.
Marcelo me pregunta si voy a ir a Valparaíso o a Santiago, para que nos encontremos. Me quiere ver y yo a él. Está feliz, cumplió un año y cinco meses.
Pollo no me ha llamado hace como una semana.
De Lili T., Melissa y Vero, no sé nada, pero ojala y estén bien.

Desierto:

Daniela está flaca. Su apodo de “guatona” ya no va con ella, pero se lo sigo diciendo. Ahora es mamá. Ignacio es precioso, aunque lloré cuando estoy con él.
A Vane le hablé cuando venía viajando, pero no me ha llamado y no sé qué es de ella, debe estar pololeando. De todos modos la veo todos los días desde Marzo.
Ayer hablé con Dyan por eme ese ene, pronto se viene a Calama. Le di una mala noticia, pero que se convirtió en chiste. Así son nuestras conversaciones.
Tenía que ir a la casa de Olga, pero de puro flojo no lo hice, y ya lo llevó postergando dos días. Me va a odiar. No, en realidad no.
Vale ya se viene también. La estoy esperando. Según ella subió de peso, pero como es ella, debe estar mil de delgada.
Pancho parece que llegó el martes. Ella es feliz con el Toñito. Pronto los veré a ambos.
Yeye trabaja en Kamikaze. En la barra parece. En realidad hace tiempo que no sé mucho de ella, sólo lo que me han contado el resto.
¿Quién sabe algo de Amaranta, Dayana, Pancha y Camila?

Bloggers:

Andre se fue de vacas. Se acaba de despedir en el post anterior ¡Éxito!
Beautiful Stranger al fin dio señales de vida por eme ese ene. En estos días que no había sabido nada de él, le han pasado tantas cosas que quedé impresionado.

Yo, estoy tranquilo en casa, disfrutando del clan.

viernes, junio 30, 2006 a las 7:37 p. m.

Extasiada

Y fue entonces que despertó del trance. Que sintió la primera bocanada de aire que no lograba percibir por años. Que pudo acariciar una suave brisa que bailaba alrededor de la habitación. Fue la primera vez que realmente se dio cuenta de que la sangre volvía a correr por sus venas. Palpó su piel y algo de calor emanaba. Su cuerpo daba espasmos, contorsiones, se volvía a mover como lo hacia antes. Se levantó, movió los pies y trató de dar los primeros pasos, cual recién nacido intentando caminar. Lo logró y comenzó a dar brincos de emoción. Se miró en un espejo y su piel dejaba de ser de un tono pálido y volvía el color a sus mejillas. Pudo reconocerse, como si nunca antes lo hubiera hecho y se deleitó con esa imagen que no parecía suya. Tocó su pecho y sintió como el corazón latía otra vez. Algo tenía en la cara, era una lágrima, hace tiempo que no emanaba una de esas. Sintió una extraña sensación en la espalda, era una ráfaga de viento que la abrazaba por atrás, pudo percibir el frió otra vez. Sentía el sabor agrio de una boca que había estado cerrada por mucho tiempo. Su piel se puso de gallina, la emoción de volver a vivir la tenía casi en colapso, histérica, pero irradiante. El destino le daba vida de nuevo: igual, mejor, peor que la anterior, no importaba, lo importante era sentirse mujer otra vez. Gritaba de alegría y no sabía qué hacer. Vio la sangre en el piso y se asustó. La muerte había venido por ella, pero al encontrarla indefensa, vulnerable, tímida, yaciendo en el piso, la dejó, le dio una nueva oportunidad. Al caminar, pisó los restos del vidrio que estaban en el piso. Sintió el dolor en sus pies descalzos y vio como la sangre salía por los cortes. Poco le importaba el dolor, se encontraba en un gran momento de sensualidad. Aunque habían querido quitarle su vida, ella había vuelto, no la quiso dejar sola. Sabía que estás oportunidades no se repetían, se aferraría con manos y uñas a este mundo, no quería estar en el más allá, sino en el más acá.
Fue cuando por primera vez se sintió extasiada.

Extasiada en un sueño
Súper suave y tropical
Mi temperatura está subiendo
Y la anestesia de tu cuerpo
No me deja despertar