<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12748843\x26blogName\x3dMy+World\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/\x26vt\x3d-7460683210845590381', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

My World

viernes, febrero 09, 2007 a las 11:01 p. m.

EL Teatro de la Vida

Ennegreciendo Personalidad.


Nunca me verán en la gran pantalla, primero porque no estudié ni estudiaré teatro, mi cobardía fue mayor a la hora de elegir mi futuro, y segundo, mi vida no rockea, es simple y poco interesante, no hay mucho que se pueda contar, ni hechos relevantes que relatar o grandes historias que escribir. Ningún director apostaría por mi vida a la hora de proyectar una creación del séptimo arte. Lo sé.
Supongo que debería conformarme con un poco experimentado director de teatro. Si, uno de esos creería en mi aburrida existencia. Arriesgaría los pocos pesos que tiene e invertiría en este proyecto teatral basado en mi cansada subsistencia.
Comenzaría el casting con púberes actores, dignos de concurso de teatro callejero, mostrando lo mejor de si, pero sin lograrlo. De todas formas serían seleccionados, nadie más asistiría y la obra se debe montar.
Con ensayos reiterativos, agotadores y poco productivos, dichos actores harían lo mejor que saben hacer: mentir. De improvisaciones, falta de entrega y malas interpretaciones se basaría esta casi tragicomedia.
Y llegaría el día de la Avant Premier. No hay expectación en los actores. No les importa lo que están haciendo, ni siquiera se han entregado por completo a esto. Para ellos está es la forma de ganar algo de dinero ocupando lo que mejor saben hacer: fingir.
Un paupérrimo teatro sería el elegido para el estreno. Me encontraría con mamá, sentada en primera fila, junto a mi familia. Las caras de mis amigos se desdibujarían atrás, como escondiéndose. Lástima que ellos no sean tan cultos, que el teatro les aburra y no les guste el arte. No importa estarían ahí, algunos por motivación propia y otros, como mi familia, casi obligados. Por cumplir diría yo.
No habría invitados de honor. Ni un Italo Passalacqua para que disfrute y después destroce la obra con sus comentarios. No. Aparte de los ya mencionados, me imagino que se introduciría uno que otro colado o curioso, que agotado por un mal día, entraría a descansar y a dormir en las butacas de tan miserable teatro.
El director aparecería en escena a explicar la obra y mamá empezaría a aplaudir de forma eufórica. Así es ella, entusiasta.
Los actores harían los suyo, pero tan monótono que cansaría al poco público presente. Los cuadros y escenas se harían tediosos y aburridos, se olvidarían de sus parlamentos y discursos, pero al final todo saldría bien. Siempre sale bien.
Al término yo diría: “gracias por venir. Espero y les haya gustado. Hasta luego, adiós”. Frialdad, como siempre.
Pd: El Viaje Infinito del post anterior fue muy largo, a veces pienso que aún sigo viajando, y otras, en que todavía no empiezo. Como sea, gracias a los que dan ánimos como para volver a teclear frente al pc. Se pierde el hábito pero no las ganas. Saludos a todos.