<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12748843\x26blogName\x3dMy+World\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://kinkybeck.blogspot.com/\x26vt\x3d-7460683210845590381', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

My World

lunes, abril 16, 2007 a las 10:58 a. m.

100 Palabras

La Rubia

La rubia camina por la calle con nombre de presidente gringo. Tiene frío, pero su largo abrigo la cobija. Mientras fuma un cigarrillo se le escapa una lágrima. Su cartera está vacía sin nada de dinero. Se para en una esquina, alza la mano y hace autostop a un taxi, diciéndole al chofer si la puede llevar. Dentro del auto comienza a llorar. El caballero le ofrece un pañuelo y seca sus lágrimas. La mira por el espejo y cuando le va a decir algo, la rubia ya no está. Se había largado a llorar sus penas a otro lugar.

Clandestinos

Miran la ciudad desde el cerro, tomados de las manos y ocultos de la gente. Él, trabaja de cantante; él, es profesor de artes. Una vida distinta, escondida bajo tierra, poco importa mientras se abrazan y besan. Cuando son felices, la urbe incomprensible desaparece. Sí, pantalón con pantalón no es lo habitual en esta metrópoli, pero a ellos nadie les arrebatara su alegría. Estas escapadas tres veces por semana, no se las quitarán. Es cuando se sienten plenos y que su amor es correcto. De las pocas veces que piensan, que la vida no es tan mala si se encontraron.